La Universidad Central está al borde del colapso

UCV TIERRA DE NADIE 02


La Universidad Central de Venezuela está en crisis, todos lo saben. Pero por primera vez en un tiempo, la crisis afecta directamente a todos los que hacen vida en ella, simultáneamente. Los estudiantes no tienen comedor y los aumentos en sus becas siguen congelados. Los administrativos y obreros protestan por sus condiciones de trabajo. Las autoridades ven con impotencia como la universidad yace al borde de un cierre técnico por la insuficiencia presupuestaria y los profesores están de paro, exigiendo un mejor salario y mejores condiciones laborales.

  Hora Univ 200 x 20
Mariano Puigvert

Como se ve, el panorama ya de por sí es difícil, pero empeora aún más si a todo lo anterior se añade que la UCV, como todas las universidades autónomas del país, no está en capacidad de recibir a los más de 10 mil estudiantes que la OPSU asignó  en distintas carreras de la universidad, sin respetar los protocolos de ingreso establecidos.

¿El resultado? Sí, es una crisis y una en la que “el todo” parece ser mucho más complicado y peligroso que la suma de “sus partes”.  “Son muchos problemas que se han juntado, son las consecuencias de siete años de insuficiencia presupuestaria y de una política que ha llevado a perjudicar continuamente a las universidades autónomas”, dice Francisco  Matheus, consejero estudiantil.

El presupuesto se acabó

Vicerrector Administrativo de la UCV, Bernardo Méndez
Vicerrector Administrativo de la UCV, Bernardo Méndez, ha denunciado en múltiples oportunidades, que las insuficiencias presupuestarias afectan la misión de la universidad, y la han convertido en una simple "pagadora de sueldos"

…Y es que se viene acabando desde 2007. Fue entonces cuando las universidades autónomas de Venezuela se percataron que en su asignación de recursos anual, faltaba dinero. Había partidas que simplemente no estaban cubiertas en el presupuesto que recibían, partidas como las que van destinadas al mantenimiento de la infraestructura o las de reposición de cargos.

Estas últimas llegaron a causar una crisis en 2013, cuando la Escuela de Idiomas Modernos estuvo al borde del cierre técnico por falta de profesores. En su momento, el Decano de la Facultad de Humanidades y Eduación, Piero Lo Mónaco, explicaba que “desde el 2006, la partida para reposición de cargos ha desaparecido del presupuesto”.

Lea: Déficit presupuestario augura profundización de crisis universitaria

Cada año la UCV elabora un anteproyecto de presupuesto que entrega al Ejecutivo, pero del monto solicitado al monto aprobado hay diferencias. En el siguiente cuadro se indican los porcentajes aprobados desde el 2008 al 2015:

  • Presupuesto 2008: Aprueban el 59% de lo solicitad
  • Presupuesto 2009: Aprueban el 63% de lo solicitado
  • Presupuesto 2010: Aprueban el 52% de lo solicitado
  • Presupuesto 2011:Aprueban el 62% de lo solicitado 
  • Presupuesto 2012:Aprueban el 38% de lo solicitado 
  • Presupuesto 2013:Aprueban el 33% de lo solicitado
  • Presupuesto 2014: Aprueban el 50% de lo solicitado
  • Presupuesto 2015: Aprueban el 39% de lo solicitado 


En 2015 se rompió el récord, cuando el  Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología,  aprobó solo 4.440 millones de presupuesto, lo que representa el 32,66% de lo necesario para que la universidad funcione. Es el presupuesto más deficitario que ha recibido la UCV en nueve años y uno que simplemente ya se gastó.

Ese es el motivo por el cual no se puedan abrir concursos para nuevos profesores ordinarios en la UCV. Es también la razón de que haya escuelas con la mayor parte de su personal contratado en las distintas facultades de la UCV y, por supuesto, es la razón de la continua desmejora en las instalaciones y servicios de la Ciudad Universitaria en general. Cabría destacar que dada la crítica situación, la partida fue cubierta en el presupuesto de 2014 y con ello se pudo llamar a concurso para distintos cargos entre finales del año 2014 y principios del 2015.

Lo cierto es que desde el 2007, año tras año, el presupuesto asignado a la Universidad Central de Venezuela, fue menor y menor.

Poco después de haber inscrito a los estudiantes de 4 de sus 10 escuelas, el Consejo de Facultad de Humanidades y Educación emitió un comunicado en el que señalaba cómo “resultaba imposible continuar con el cronograma académico hasta que las condiciones económicas no estén garantizadas”. En otra palabras, el semestre 2015 II no puede continuar por falta de recursos. Lo mismo ocurre en FACES, donde en palabras del antropólogo y profesor universitario, Rubén Peña, el “Instituto de Investigación Rodolfo Quintero prácticamente no se ha reincorporado”.

Este gráfico muestra la distribución de los créditos adicionales asignados para el año 2014. Se observa cómo el 95,86% de la asignación fue utilizada para gastos de personal (activos jubilados y pensionados), quedando sólo un 2,89% para gastos de funcionamiento e inversión, y un 1, 25% para providencias estudiantiles (Fuente: Vicerrectorado Administrativo).

Rubén Peña, quien es además Coordinador Administrativo de la Escuela de Comunicación Social, señala que la situación es crítica en la universidad  porque “los gastos recurrentes de la UCV simplemente ya no pueden cubrirse con el presupuesto”.

El profesor señala que la universidad presenta un problema grave de recursos. “No hay dinero para el servicio de mantenimiento, no puede ser cubierto, no hay material para hacer reparaciones mínimas, las instalaciones se deterioran, no hay papel, tonners, no hay marcadores, ni mucho menos hay recursos para pagar la vigilancia”.

Cuando se le pregunta qué alternativas tiene la universidad, Peña explica que “habría que sincerar la cantidad de docentes con investigación o dedicación exclusiva. Hay profesores que tienen dedicación exclusiva y deberían pasar más tiempo en la universidad”. Igualmente, recalca que en su opinión, la universidad no puede ser tan dependiente del Estado como lo es en la actualidad.

Francisco Matheus coincide al asegurar que “La universidad se encuentra en peligro de cierre técnico por el hecho de que con el presupuesto aprobado para el año 2016 solo tiene para mantenerse en pie por 4 meses y esto es insólito para una casa que paulatinamente le han despojado las formas de autoingreso que el mismísimo Libertador en 1827 nos concedió”.

“Las escuelas deben generar más alternativas para obtener ingresos propios. Idiomas Modernos tiene sus cursos, Comunicación Social el curso de locución, sí… pero hace falta más”. El profesor añade que una crítica frecuente a su argumento es que  una escuela que oferta cursos y dedica parte de su tiempo a generar capital, termina privatizándose. Pero el arguye: “Si seguimos así quedaremos entrampados. Jamás seremos verdaderamente autónomos”.

 El paro

En 2013 hubo un paro docente. En 2014 las manifestaciones estudiantiles afectaron a la universidad y ahora en el 2015, se produce otro paro, uno que no parece ser más que la continuación del que lo precedió, dos años atrás.

La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios (FAPUV) es la organización que aglutina a la gran mayoría de los gremios docentes del país y es la entidad que viene liderando la lucha salarial por el gremio docente pero no fue reconocida por el gobierno nacional sino hasta este año. Una vez sentada en la mesa de negociación, la FAPUV presionó por una tabla salarial que elevara el nivel de vida de los docentes y que les garantizara a los mismos el acceso a la canasta básica (hoy en día por encima de los Bs. 60 mil).

Presidenta de FAPUV Lourdes Ramírez de Viloria
Presidenta de FAPUV Lourdes Ramírez de Viloria

La tabla propuesta por la FAPUV fue rechazada y en su lugar, el Ministerio del Poder Popular para la Educación propuso la suya propia, la cual dejaba a un profesor titular ganando cerca de Bs. 50.000 y no aseguraba los beneficios demandados por los docentes.

Con tan profundas diferencias, las negociaciones para la “II Convención Colectiva Única del Sector Universitario” se congelaron y para finales de agosto, la presidenta de la FAPUV, Lourdes Viloria, indicó que “la situación económica sumada al desacuerdo con la ‘II Convención Colectiva Única del Sector Universitario’, que establece los sueldos profesorales, ha paralizado las actividades académicas y administrativas, que debían comenzar entre los meses de septiembre y octubre”.

Al paro docente, se ha sumado el paro administrativo, responsable auténtico de que la universidad se haya paralizado de una forma tan drástica. El propio Rubén Peña reconoce que “la Universidad funciona a nivel administrativo” y que por ende, cuando este sector se paraliza, la universidad se detiene. No era algo inesperado. Al igual que la APUCV y la FAPUV, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Universidad Central de Venezuela (SINATRA UCV) venía luchando por las reivindicaciones salariales desde el mes de julio y también tuvieron un rol protagónico en el paro de 2013.

Eduardo Sánchez Marcha
Eduardo Sánchez, presidente de SINATRA

En julio de este año, el Presidente de SINATRA UCV, Eduardo Sánchez, declaraba que “no se trataba de firmar lo que sea. Debemos esperar por los acuerdos que dignifiquen a los trabajadores y le sumen calidad de vida a sus familias”, con relación a la prolongación de la discusión de la Segunda Convención Colectiva Única de Trabajadores Universitarios, realizada actualmente con el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología.

Sánchez emergería como una figura clave en el conflicto, toda vez que las discusiones fueran finalizadas sin que se llegase a acuerdos satisfactorios.  “Lo que pasa es que hay una intención velada por parte de una serie de federaciones y el Ministerio del Trabajo para excluir  a los trabajadores de FETRAUNIVERSITARIOS y de SINATRA UCV de la discusión del contrato colectivo. Esto responde a que ellos ya tienen tiene preacuerdos en función de una cajita feliz que no es el contrato colectivo”, aseguró el presidente de SINATRA UCV.

Sánchez señaló que las “federaciones de maletín del Ministerio” manejan un 40% de ajuste salarial y un bono único de 20.000 bolívares, mientras que “nosotros estamos solicitando del 2009 hasta el 2013, un total de 127% de aumento. “No pueden venir ahora a discutir una aumento que ya está más que devaluado y un bono cristiano que nos lo pagarán si Dios quiere y si nos lo pagan será gracias a Dios”.

Ante la negativa del gobierno de reanudar las discusiones, la FAPUV llamó a un referéndum para definir si el gremio se iba a paro, siendo el resultado una rotunda luz verde a paralizar las actividades. Días después, SINATRA hacía el mismo llamado a su gremio.  No obstante, esta vez la situación iba más allá de las reivindicaciones salariales. Tulio Olmos, Vicepresidente de la APUCV, explicó que para su gremio, el paro se acaba cuando hayan dos condiciones aseguradas: sueldos óptimos y presupuesto. “Es justo que empleados y obreros reciban un salario digno y justo. Pero que además el presupuesto de la universidad contemple solvencia para todos los sectores” aseguró.

Comedor Universitario

La queja es global

Olmos explica que “la universidad merece ser planificada”  y señala como inaceptable que la crisis presupuestaria ya esté afectando al propio estudiantado.

Además, el líder gremial añadió que es motivo de indignación para los profesores el hecho no poder vivir de sus salarios. “Con la canasta básica en más de Bs. 60 mil ¿cómo puede subsistir un profesor con nuestros sueldos actuales?”. Al respecto, el profesor Rubén Peña dice:  “Los docentes tenemos el corazón en la universidad, mas no la cabeza. La inflación, los problemas del país, todo eso hacen que uno como profesor deje de sentir la libertad de poder dedicarse de pleno a la universidad”.

“No puede ser que no haya transporte para los estudiantes, porque las unidades no están en condiciones. No es posible que la beca sea de Bs. 1800 o 2000 cuando una resma de hoja cuesta Bs. 3000. No puede ser que no haya comedor”, explicó el Vicepresidente de la APUCV.

Finalmente, Olmos explicó que hasta el momento no han recibido respuesta alguna por parte del Ministerio de Educación Universitaria. “No hemos tenido mayores noticias, lo último que supimos del Ministro Manuel Fernández fue de su reunión con la presidenta de FAPUV, la profesora Viloria en Barquisimeto, en la cual se instó al ministro a reanudar las conversaciones pero hasta ahora no se ha producido respuesta o medida alguna”.

La asignación de cupos OPSU

El representante estudiantil ante el Consejo Universitario, Francisco Matheus viene luchando contra la medida que aprobó la OPSU de asignar el 78% de los cupos de la UCV, violando todos los acuerdos que existían entre ambos entes, así como la Ley de Universidades. Para él, el conflicto universitario va más allá de un problema específico.  “Ciertamente el conflicto universitario trasciende de un problema gremial, esto es lo especifico dentro del gran problema general”.

“Si mantener funcionando a la universidad ya es complicado con el presupuesto actual, imagínate con un 100% más de estudiantes”, señaló el profesor Rubén Peña. Es otra dificultad económica más para la universidad.

Por otra parte, la asignación de los cupos OPSU pone a la universidad en una situación económica difícil.

Lea: La UCV denuncia que nueva asignación de la OPSU es inconsulta e ilegal

Para Matheus, el gobierno es enemigo de la universidad y, por ende “procede no una toma militar al estilo siglo XX sino una al estilo siglo XXI, que es la asfixia económica a la que ha venido resistiendo nuestra Alma Mater desde hace más de 8 años. Es por eso que los estudiantes no tenemos becas, comedores, bibliotecas, espacios de investigación dignos, los profesores un salario, un seguro social ni un incentivo para dedicar su vida a la investigación y la docencia, y los empleados no cuentan con sus reivindicaciones básicas y herramientas para ejercer su labor dignamente”, aseguró el dirigente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La legitimidad de III Convención Colectiva en entredicho

Humberto Luque: "UCV Noticias está muy bien posicionado como portal informativo universitario"

Los ucevistas hacen malabares para afrontar la crisis

Rompiendo el techo de cristal: participación de las mujeres en la UCV