Desabastecimiento y escasez: ¿alguna posibilidad de salida a la crisis?

Economistas coinciden en señalar que para iniciar el camino hacia la disminución de los niveles de escasez de alimentos y productos básicos en Venezuela, se debe ser muy cuidadoso, ofrecer confianza a todo nivel y proteger a los más vulnerables.

Se requiere un complejo proceso que incluye medidas económicas duras, ineludibles y simultáneas, para lograr corregir un grave error político-económico dentro del cual, la población es la principal víctima

Aldrina Marín

Fotos: Jordana Ochoa

Director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales “Rodolfo Quintero” de la UCV, Carlos Peña

Para el Director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales “Rodolfo Quintero” de la UCV, Carlos Peña, el problema del desabastecimiento en el país es un problema complejo que se deriva de una política económica gubernamental errada y que comprende varias aristas que están impidiendo la posibilidad de disminuir los niveles de escasez.

“Tenemos que partir de una restricción interna que es un problema de dólares. No hay dólares en la economía y esta restricción tiene un alcance vía importaciones que se deriva del  acoso del gobierno hacia el sector privado”, señala Peña.

Explica que se trata de un modelo económico basado en controles y fracasado en todas partes del mundo. “Si la economía está extremadamente controlada, la respuesta inmediata es el desabastecimiento”.

“Cuando se monta un control de precios y analizamos el margen de ganancia que está establecido en la Ley de Precios Justo del 30%, que no incluye todos los gatos fijos, operativos y variables para su cálculo, pues un comerciante que invierte para producir un bien o generar un servicio no lo va a hacer con una ganancia ficticia”.

Agrega que además el control de cambio con 4 tasas distintas, causa distorsiones profundas en la economía que el gobierno no reconoce.

“Uno a 6.30, otro a 14 para viajeros y el de 200 que es el SIMADI que murió al nacer. Entonces hablan de una guerra económica con tal de echarle la culpa a otro y no asumen la responsabilidad que tienen dentro de este grave problema. No hay oferta y demanda de dólares porque no hay dólares”, puntualiza Peña.

FUENTE INTERNET.

Suma a lo anterior, que en el 2005 se cambia la Ley del Banco Central y esto significó una merma en la capacidad de respuesta de la economía.

“El Banco Central debe entonces transferir el 50% de los recursos que recibe de las divisas al Fondo Integral para el Desarrollo Nacional (FONDEN) y eso limita la acción de generar divisas para el país, que se une además con la caída en los precios del petróleo y nos lleva al debacle económico actual”.

Un sector privado debilitado

FUENTE: INTERNET.

El economista manifiesta que si existiese un sector privado fuerte, éste generaría divisas a través de las exportaciones, pero el control de cambio no otorga dólares a este sector por un falso temor al mal uso.

“La realidad es que el empresariado no se puede robar las divisas porque el mecanismo cambiario indica que es el banco quien cancela los dólares directamente al proveedor. Simplemente el empresario es un receptor de la mercancía importada”.

Explica que esto trae como consecuencia que no se pueda adquirir materia prima para generar producción interna y deja de haber producción nacional. “No se puede importar, ni tener inventarios y por eso el desabastecimiento”.

Señala Peña que la escasez de productos se agrava del 2013 en adelante, cuando Nicolás Maduro asume la presidencia, agudiza los controles e interviene la economía contra el sector privado.

“Por ejemplo, obliga a que un cartón de huevos sea vendido en Bs 420. Inmediatamente desaparece el producto porque para producir un huevo se requiere, entre otras cosas, alimento con nutrientes adecuado para las gallinas, control sanitario, ciertos parámetros que hay que cumplir y que cuestan dinero. El gobierno no analiza el costo-beneficio y no mide las consecuencias de estas acciones”.

“Entonces, si no genero producción, ni recursos en divisas, no importo, no produzco porque no tengo con qué hacerlo, solo puedo esperar desempleo, desabastecimiento y fuertes colas para obtener los pocos productos que existen en el mercado. El principal culpable de esto es el gobierno y su ideología”.

Medidas inmediatas en consenso

FUENTE: INTERNET.

Existen economistas que señalan a la unificación cambiara como un mecanismo para estabilizar los precios de la economía, Peña por su parte expresa que esta apreciación es válida pero, por sí sola, no basta.

“Debe estar acompañada de una política fiscal acorde, de la reducción del gasto público, pero lo fundamental es el consenso entre el sector privado y el gobierno. No un dialogo vacío como ha sucedido anteriormente. Perfectamente pueden convivir sector privado y esta revolución, pero hay que flexibilizar para que el sector productivo se active”.

Peña considera que se debe comenzar por eliminar el lenguaje insultante y maltratador hacia los empresarios.

“Todo empresario necesita de un clima económico estable, un gobierno que sea propenso al diálogo, que ofrezca confianza, que llame a la inversión extranjera, pero actualmente lo que se les dice es que no pueden obtener ganancias superiores al 30%, que se les va a controlar todo lo que hacen y que no pueden despedir empleados”.

Peña coincide con analistas que piensan que de seguir en este camino Venezuela entraría en impago de deuda externa. “Esto significa que entraríamos en default, que tendríamos que acudir al fondo monetario u otro organismo que nos subsidie con dólares y eso nos va a llevar a un panorama mucho más doloroso que el que estamos padeciendo”.

La presión de un grupo radical

Peña considera que existe en el gobierno lo que denomina “un ala radical” y le atañe la responsabilidad de impedir que se produzcan cambios favorables en la economía. “Están  impidiendo ajustes que implican un costo político, ¿qué pasó con el aumento de la gasolina que ya estaba listo? ¿por qué no se aplica el subsidio solamente hacia los menos favorecidos o más vulnerables?”, cuestiona.

“Lo mismo sucede con el tipo de cambio. La tasa de 6.30 es un elemento político fundamental para la corrupción y el despilfarro.  ¿Dónde están los dólares del barril a 100 dólares? ¿Quién se los llevó? No tenemos respuesta porque la política económica es errada, fracasó y no lo quieren reconocer”.

Precisa Peña que la Constitución establece la función del Banco Central para estabilizar los precios de la economía. “Es el guardián de la política monetaria y por lo tanto tienen que emitir cifras, y cifras creíbles, para que la economía funcione. Hemos violado completamente esa norma y no hay números, ni información”.

“La página web Dólar Today lo que hace es sustituir al Banco Central de Venezuela que no ofrece información. Tan sencillo como eso. Venezuela necesita tener una referencia económica aunque no se entienda de donde sale esa cifra. Distorsiones que el mismo gobierno ha creado”, señala Peña”.

Acciones iniciales para contrarrestar la escasez y el desabastecimiento en Venezuela

  1.  Bajar el tono del discurso hacia la empresa privada
  2. Acuerdo creíble con empresarios
  3. Tipo de cambio único
  4. Aumento de la gasolina
  5. Subsidio a los más pobres

Ilegalidad del silencio informativo del Banco Central

Artículo 319 de la Constitución: “el Banco Central de Venezuela se regirá por el principio de responsabilidad pública… rendirá informes periódicos sobre el comportamiento de las variables macroeconómicas del país y sobre los demás asuntos que se le soliciten e incluirá los análisis que permitan su evaluación (…)”.

Artículo 7, numeral 13 del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reforma Parcial de la Ley del Banco Central de Venezuela: …”acopiar, producir y publicar las principales estadísticas económicas, monetarias, financieras, cambiarias, de precios y balanzas de pagos…”

“El que hace su cola para comprar es una víctima del deterioro económico”

Ronald Balza, profesor de la Escuela de Economía de la UCV

Ronald Balza, profesor de la Escuela de Economía de la UCV, concuerda en señalar al control de precios y la política agresiva contra el sector privado, como dos de los principales problemas del desabastecimiento en Venezuela, lo cual concatena con la desconfianza en la población.

“El gobierno ha agregado sanciones adicionales a quienes tengan inventarios de productos, llamándolos acaparadores. Si mientras más produzco más inventario tengo, pero es mayor  el riesgo de acaparamiento y de cárcel, entonces disminuyo la producción”, opina Balza.

Indica que esto trae como consecuencia la preocupación de la gente ante la posibilidad de no conseguir lo que necesita y cuál será el precio para adquirirlo.

“Cuando cae la oferta y aumenta la demanda, aparecen mercados paralelos que se van haciendo cada vez más organizados, porque para tener acceso a los productos a mejores precios a través de los mercados oficiales las colas son largas, se debe invertir mucho tiempo y hasta se corren riesgos de seguridad personal”.

Asegura que es un error culpar al “bachaquero” que hace una cola, de la escasez de productos porque éste constituye solo una consecuencia del deterioro y la distorsión.

“Hay que hablar de distintos niveles de responsabilidad. Los que sí pueden incidir en el desabastecimiento son lo que están bachaqueando en grandes cantidades, los que compran a gran escala y desvían los productos de un sitio a otro y  yo pregunto ¿quiénes pueden hacer eso? El que hace su cola es prácticamente una víctima de una situación terrible”, comenta Balza.

“Levantar el control de precios pero con mucho cuidado”

Esta es la recomendación de Balza al hablar de uno de los primeros pasos para disminuir el desabastecimiento y encaminar al país hacia la estabilidad económica.

“Se debe ser muy cuidadoso. Los que circunstancialmente viven de eso y están abajo en la cadena de la reventa, van a perder la fuente de ingresos y con pocas posibilidades de acceder al mercado laboral formal de inmediato. Además se debe tener en cuenta que la mayoría de las personas que están en esas largas cola están para comprar a los bajos precios”, señala el economista.

Insiste en destacar la importancia de una revisión del presupuesto del 2016 del país aprobado recientemente. “El presupuesto incorporó una inflación para el año que viene del 60%, pero se puede esperar que sea igual a la de este año o mayor. Me atrevería a decir que estaría cercana al 300%”.

“Planificar cuál será el tipo de asistencia que se les puede ofrecer a las personas que van a tener problemas para comprar comida, medicinas y cubrir sus necesidades elementales, por ejemplo, los pensionados que hacen las colas para poder comprar a precio preferencial”.

Agrega que igualmente, dentro de ese presupuesto 2016 debe incluirse entre otros rubros, los aumentos de salarios para la administración pública, el ajuste de las pensiones, la revisión de las transferencias que se hacen por vía de algunas misiones, etc.

“Todo esto implica un gasto mayor al que está presupuestado, por eso, tomando en cuenta que cayeron los precios del petróleo y que vamos a tener una inflación muy alta el año que viene, hay que accionar obligatoriamente otras medidas por el lado de los ingresos, como el ajuste a la gasolina y la devaluación para proteger a la población”.

“Temor al aumento de la gasolina”

FUENTE: INTERNET.

Centralizar el presupuesto, devaluar la moneda y ajustar el precio de la gasolina para aumentar los ingresos del país son aspectos que Balza considera ineludibles para la grave crisis que atraviesan los venezolanos.

“El problema que vamos a tener el año que viene es muy serio. No habiendo hecho ninguna corrección a tiempo, ahora la necesidad de hacerlo es imperiosa, pero siempre dentro del presupuesto 2016 y previendo un subsidio para los más necesitados”.

“Hay que construir una institucionalidad que se ha perdido, lamentablemente con la creación del Fonden, el Fondo Chino, los gastos de PDVSA, entre otros, se ha hecho una gran dispersión de los recursos con los que contamos y no sabemos en qué se están gastando, lo que genera espacios para la corrupción”, manifiesta Balza.

Señala que si no se sube el precio de la gasolina, no se devalúa y no se incrementan los precios de los productos, se estaría aumentando la crisis económica con consecuencias lamentables.

Precios del Petróleo

Evolución de Precios 2014 - 2015

(Dólares/Barril)
PRECIO
VENEZUELA
CESTA
OPEP
W.T.I.BRENT
AÑO 2014*88,4296,3093,0699,61
I TRIMESTRE*96,14104,7598,53107,88
II TRIMESTRE*97,70105,79102,95109,65
III TRIMESTRE92,42101,0597,42103,74
IV TRIMESTRE *67,6973,9073,5977,47
AÑO 2015*45,8750,8649,8454,90
I TRIMESTRE*44,9650,2148,7355,10
II TRIMESTRE*54,3759,6757,7063,32
III TRIMESTRE*43,5948,4146,7551,43
OCTUBRE*40,3945,0246,2649,29
NOVIEMBRE*36,5340,7243,2446,21
DICIEMBRE*33,9438,6541,1343,85
30 AL 0434,0538,7341,2544,05
 *CIFRAS PRELIMINARES/ Coordinación Sectorial de Estadísticas, Precios Internacionales y Economía.
Fuente: Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería

Comentarios

Entradas populares de este blog

La legitimidad de III Convención Colectiva en entredicho

Humberto Luque: "UCV Noticias está muy bien posicionado como portal informativo universitario"

Los ucevistas hacen malabares para afrontar la crisis

Rompiendo el techo de cristal: participación de las mujeres en la UCV