La legitimidad de III Convención Colectiva en entredicho

Foto: El Nacional Web


La discusión de la III Convención Colectiva Única se da tal vez en el clima más tenso que ha vivido el país desde 1998. La crisis política ha sobrepasado cualquier problema y le ha dado poca visibilidad a la situación de los universitarios. A principios de año, los gremios se unieron en un Comando Interfederativo a fin de tratar de entrar a la mesa de discusión, sin lograr ser aceptados por el Ejecutivo, que avanza en la aprobación de cláusulas junto al único gremio que reconoce:  la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FTUV).

Por: Iván Sandoval Serrano

Cuando un usuario entra en la página web del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (MPPEUCT) y hace clic sobre un enlace que dice III Convención Colectiva Única (IIICCU) en realidad llega a una página donde le aparece la IICCU.

A pesar de que la IICCU no cumplió con la mayoría de sus exigencias, muchos trabajadores universitarios se conformarían gustosamente con volver al pasado con tan sólo apretar un botón. Y es que con cada discusión que transcurre, las condiciones son cada vez más adversas para quienes no muestren una abierta simpatía hacia el Ejecutivo nacional.

No se trata de inconformidades con cierta o tal cláusula, o en cierta tensión para llegar a un determinado acuerdo, que es algo normal en una situación de este tipo: El problema en esta ocasión es que sólo fueron invitados a discutir la IIICCU los gremios más cercanos al Gobierno. 

Como estrategia para enfrentar esta situación, el 9 de marzo de este año cuatro federaciones de trabajadores universitarios crearon lo que denominaron Comando Interfederativo 2017, que agrupa a decenas de miles de miembros -nada más la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) cuenta con poco más de 46 000 integrantes- para afrontar juntos la discusión de la IIICCU. 

Sin embargo, este esfuerzo de unidad no fue reconocido por el Ministerio  y no fueron invitados. 

Ante ello, se realizó un referendo con el fin de consultar a los trabajadores de las universidades autónomas acerca de ir a paro o no. La consulta se realizó el pasado mes de abril 2017. En la UCV participaron los agremiados de la Asociación de Profesionales Universitarios (Apufat) y el Sindicato Nacional de Trabajadores Universitarios de la UCV (Sinatra-UCV); ganando la opción de "sí" (ir a paro) en Sinatra,  y la opción del "no" en Apufat.  



No obstante, ante la complejidad de la situación y debido a la insistencia del Ejecutivo de no aceptar a los gremios, el Comando Interfederativo 2017 convocó a la denominada "hora 0" y a una serie de actividades de protesta que se han diluido en medio de la crisis política del país, que convoca constantemente a manifestaciones de calle y que obligó a flexibilizar los horarios laborales y académicos. 


Viciado desde el comienzo 

Ángel García Buttó, secretario general de Asociación de Profesionales Universitarios de la UCV (Apufat), opina que la IIICCU está viciada desde su convocatoria. 

Angel García, secretario general de Asociación de Profesionales Universitarios, Apufat. (Foto: DICUCV)

“Todos los protagonistas no fueron debidamente informados. La convocatoria no se hizo de forma legal y fue un error intencional”.  De hecho, García explica que ni siquiera han tenido acceso a las actas de las reuniones. “Lo que sabemos lo sabemos por rumores”.

Sobre ello, José Bastidas, secretario general de Sintra, sindicato afiliado a la Federación de Trabajadores Universitario de Venezuela (FTUV), único interlocutor que reconoce el Ejecutivo, dice que las federaciones que no fueron invitadas es porque no cumplen  con el artículo 402 de la Ley Orgánica del Trabajo (LOT) que les exige haber realizado al menos una elección en los últimos 3 años. 

Los gremios que hacen vida en el Instituto Pedagógico Rural Gervasio Rubio de la UPEL, APROUPEL, SEAUPEL y SOUPEL en protesta por  la resolución del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo (MPPPST) de convocar a un solo sector de trabajadores agrupados en la denominada Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FTUV). Foto: Internet.

García replica este señalamiento diciendo que “se trata de una verdad a medias con muchos detalles”. Bastidas agrega que "quienes no fueron invitados debieron haber solicitado formalmente su integración". Lo que suena a algo así como exigirle a alguien que no te invitó a su fiesta a que lo haga.

Un hecho que podría servir para evaluar la receptividad del Ejecutivo hacia otros gremios distintos a la FTUV fue la situación que se presentó el pasado 22 de marzo, en la que 16 trabajadores del Comando Interfederativo 2017 resultaron heridos por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), cuando marchaban hacia la Vicepresidencia de la República a consignar un documento en el que exigían su participación en la IIICCU.  





Al respecto, Eduardo Sánchez, presidente de Sinatra-UCV, consideró incluso la opción de desconocer lo que se llegue a aprobar, sin la participación del Comando Interfederativo.


“Si el Gobierno Nacional aprueba la III Contratación Colectiva, sin permitir que nosotros participemos en la discusión, no reconoceremos ese contrato y en todo caso todo aumento que devenga de allí lo aceptaremos sólo como parte de pago”, aseguró en una asamblea realizada en la UCV en meses pasados.

Entre tanto, Carlos Suárez, presidente de Sutra-UCV, insta al presidente Nicolás Maduro a la discusión de un contrato digno.

"Queremos de una vez por todas unificar los dos contratos colectivos o que hagamos un referendo, que es lo mejor. Cualquier situación que le ocurra a uno de los trabajadores universitarios es responsabilidad de los ministros del Trabajo y de Educación Universitaria, quienes se niegan a reunirse con los gremios de mayor participación”.




García Buttó reitera que la FTUV es la única organización gremial que el Gobierno quiere reconocer. Lamenta que debido a la polarización política no se cumpla con el  ‘Principio de Pureza’, establecido en el artículo 366 de la LOT: “Cuando un sindicato se identifica con el patrón no va a tener una postura aguerrida”.

Por otra parte, ante la pregunta de si la FTUV es complaciente con el Ejecutivo nacional, Bastidas señala que lo que a ellos les importa es que el Gobierno cumpla con sus exigencias. 

“Eso es lo que nosotros le pedimos al presidente. No estamos interesados en salir de él. Si no le exigiéramos lo que nos corresponde allí sí seríamos unos corderos”.

Aunque al principio de la entrevista Bastidas dice que no va a hablar de la oposición ni del Gobierno porque está molesto con ellos, más adelante, reconoce abiertamente, sin que se le pregunte, que simpatiza con el Ejecutivo. “Yo sí soy oficialista, no voy a estar mintiéndole a nadie”.

Por su parte, el secretario de Asuntos Académicos de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV), Gregorio Afonzo, señala que la discusión de la IIICCU es una negociación entre personas del mismo sector. 


Gregorio Afonzo, secretario de Asuntos Académicos de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV). (Foto: Internet)

“El diálogo social es la forma más extensiva de la democracia” (…) Esta negociación no tiene nada de eso. Esta es una negociación del Gobierno con funcionarios del Gobierno”.

Afonzo ratifica que el Comando Interfederativo fue excluido en su totalidad y vaticina consecuencias muy graves de seguir esta situación. “Somos claros, no sólo está en juego la universidad, sino también el país”.
Sin embargo, el secretario general de Apufat recalcó que el Comando Interfederativo se ha seguido reuniendo y que han ejercido algunas acciones, como introducir recursos en contra de este proceso de negociación ante la Fiscalía General de la República.

Convenio vs Constituyente

Trabajadores del Comando Interfederativo, encabezada por Eduardo Sánchez,  en marcha hacia la Vicepresidencia de la República para entregar documento (Foto: Internet)

La discusión de la IIICCU se da tal vez en el clima más tenso y polarizado que ha vivido nuestro país desde 1998. Ángel García dice que este contexto ha afectado este proceso gremial. 

“La situación del país ha sobrepasado cualquier otro problema. Todo esto ha complejizado aún más la situación”.

Trabajadores hacen trancazo en la entrada de la UCV en protesta contra FTUV (Foto. Internet). 

García comenta que otro factor que ha afectado el normal desenvolvimiento de la negociación es la convocatoria realizada por el Presidente de la República a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). 

“La FTUV está trabajando por la ANC, ante lo cual pueden pasar dos cosas: O que hagan un mateo o que se congelen las discusiones”.

Sin embargo, José Bastidas dice que la convocatoria de la Constituyente no va afectar el desarrollo de la IIICCU. “Son dos procesos paralelos”.

Ante este escenario Gregorio Afonzo dice que “sin libertad sindical no hay democracia y viceversa”. Por esta razón, agrega que están participando activamente en la defensa de la Carta Magna de 1999 a través del Frente de Defensa de la Constitución. “Nuestra prioridad es la defensa de la Constitución”.


Puntos aprobados


Universitarios en protesta durante marzo 2017 (Foto: Caraota Digital)

Ángel García señaló conocer, por terceras fuentes, que hasta el momento se han aprobado poco más de 20 de las 65 cláusulas que prevé el proyecto. Apunta que entre los puntos acordados está la prima de profesionalización. Sin embargo, aclara que “esto ya estaba incluido, lo que hicieron fue cambiar los porcentajes”.

Afonzo alega que el Gobierno y la FTUV también acordaron otorgar una prima de antigüedad a todos los sectores. A pesar esto, comenta que la noticia es agridulce ya que manejan informaciones de que quieren eliminar la prima de titularidad de la que gozaban los profesores: “Una prima premia la antigüedad y la otra el trabajo académico”.

Aclara que ninguno de los aumentos que ha recibido el sector universitario en el año 2017 están relacionados con la convención colectiva, sino con los aumentos de salario. En este sentido afirma que en el 2014 ganaban menos que los profesores de Etiopía y que en 2015 rompieron  un lamentable récord al tener un sueldo que estaba dos escalafones por debajo del salario mínimo (nominalmente). 

Finalmente, José Bastidas afirma que el presidente Nicolás Maduro ordenó que la IIICCU se firmara antes de agosto. En relación a los salarios exigidos, comenta que los demás sindicatos deben ser comprensivos, porque el dinero que se utiliza para cancelarlos viene de “un pote” del que dependen todos los trabajadores del sector público. 

Nota: La IIICCU se firmó el 29 de julio 2017

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rompiendo el techo de cristal: participación de las mujeres en la UCV

Los ucevistas hacen malabares para afrontar la crisis

Humberto Luque: "UCV Noticias está muy bien posicionado como portal informativo universitario"